top-blog01.jpg
ley_lobby02.jpg

Un programa informático desarrollado por Applicatta permite administrar las solicitudes de reunión exigidas por la Ley del Lobby.

Entre otras autoridades, los intendentes, gobernadores, consejeros, alcaldes, concejales y directores de empresas autónomas del Estado también están obligados por la Ley del Lobby a registrar audiencias, reuniones, viajes oficiales y obsequios recibidos producto del ejercicio de sus funciones.

Qué publicar en el sitio institucional

Deben darse a conocer todos los registros de la agenda pública de las autoridades, o funcionarios afectos, que estén relacionados con: reuniones o audiencias, viajes y donativos protocolares o regalos recibidos.

ley_lobby01.jpg

Applicatta desarrolla un sistema que permite administrar solicitudes de audiencias para responder a las exigencias que al respecto establece la Ley del Lobby.

La puesta en marcha de la Ley del Lobby exige a una gran cantidad de autoridades del aparato estatal a registrar y publicar reuniones, audiencias, donaciones, regalos y eventuales viajes que pudieren realizar dentro del país o hacia el extranjero.

El lobby es toda actividad remunerada que tiene por finalidad representar, promover o defender algún tipo de interés privado con el objeto de provocar un cambio de política, plan o programa, o ejercer alguna influencia en las decisiones que deben tomar los funcionarios públicos denominados “sujetos pasivos” en la mencionada ley.

saludos.jpg

El director de proyectos de Applicatta, señala que el software Munix genera una mejor relación de las autoridades con los vecinos.

El sistema o software Munix es una aplicación desarrollada por Applicatta que permite gestionar una Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias, es decir, una OIRS. Con este software es posible manejar y administrar, en el menor tiempo posible, denuncias, consultas y felicitaciones en forma ordenada junto con realizar seguimiento, o monitoreo, de manera permanente.

Mantener abierta una OIRS es una obligación legal amparada por la Ley de Municipalidades. No obstante, el cuerpo legal no obliga a los municipios a atender y responder, por ejemplo, casos relacionados con denuncias. “Es un tema no resuelto. Los municipios o instituciones públicas que incorporan una OIRS digital a sus procesos informáticos para atender las inquietudes ciudadanas, demuestran tener una mayor sintonía y acercamiento con los problemas de sus vecinos” indica el director de proyectos de Applicatta.

Subir